Facebook
Twitter
Youtube
Youtube
VerdadAbierta.com

Aunque este año las ventas han comenzado a reactivarse, el contrabando, las importaciones y el cierre de varias empresas nacionales tienen muy preocupados a los empresarios del sector.

El sector de autopartes en Colombia decreció un 5% en 2013. De acuerdo con Asopartes, el año pasado registró ventas por 3.780 millones de dólares, de los cuales 1.512 millones de dólares corresponden a empresas colombianas. El contrabando continuó siendo su principal problema, además del masivo aumento de la presencia de productos importados provenientes de países emergentes, como Brasil, Malasia y Turquía. Y es que en 2013 las importaciones ascendieron a 1.900 millones de dólares.

A esto se le suma la venta ilegal de productos usados y falsificados -el año pasado llegó casi a 800 millones de dólares-, el robo de vehículos y la piratería terrestre. "Nosotros vendemos, en promedio, unos 4.100 millones de dólares anualmente, pero el mercado total es casi de 8.000 millones de dólares, es decir que el 47% es ilegal", explica el presidente de Asopartes, Tulio Zuloaga.

Sin embargo, en este comienzo de año el sector ha empezado a reactivarse. Por lo menos así lo confirma la Muestra Mensual de Comercio al por Menor del Dane, pues las líneas de repuestos y accesorios para vehículos presentaron un alza en ventas del 23% en marzo de 2014.

Según el gremio, en lo que va corrido del año se ha presentado un leve crecimiento del 1% y las ventas hasta mayo se ubicaron en 1.600 millones de dólares. De igual forma, en el tema de exportaciones han tenido un aumento interesante. De 680 millones de dólares en 2012 se pasó a exportar 800 millones de dólares en 2013.

Pero el dirigente gremial considera que este año no va a ser fácil. "Hemos sentido que la cosa viene un poco complicada. Tenemos grandes expectativas por los tratados de libre comercio, especialmente con el de Corea, un país muy competitivo, que puede generarle grandes dificultades a la industria nacional que ya viene con problemas", asegura. De acuerdo a una encuesta de la Andi, el 20% de los fabricantes de autopartes tienen expectativas negativas sobre el futuro del sector y de su empresa.

Otra grave situación que enfrentan está dada por los recientes cierres de empresas de autopartes y la decisión de algunas de trasladar parte de su producción a otros países. Tal es el caso de Icollantas, que quebró después de 71 años de presencia, la clausura de una fábrica de vidrios de vehículos en Barranquilla, el cierre de la compañía Gutemberto y la empresa Transejes, que trasladó un porcentaje de su producción a Ecuador. "No hemos visto la reacción pronta del gobierno para ver qué facilidades y qué herramientas se le debe dar a la industria para que pueda competir y no se produzca una estampida de empresas, lo cual me parecería muy grave", consideró Zuloaga.

Sin embargo, los empresarios han intentado capacitarse y mejorar en tecnología y servicio al cliente. Asopartes, en asocio con el Sena, ha capacitado a 38.000 mecánicos en 35 ciudades desde 2005. Según la Andi, las empresas de autopartes trabajan arduamente para mejorar su proceso productivo y alcanzar los estándares de calidad exigidos por países de Suramérica, Centroamérica, Estados Unidos, Canadá y Europa. "Hoy en día nuestros fabricantes están invirtiendo mucho en desarrollo, han despertado y se han dado cuenta de que es importante tener un producto que sea competitivo", señaló Zuloaga.

Por dentro

La industria de autopartes en Colombia está compuesta por 38.000 empresas que producen sistemas de suspensión, dirección, escape, transmisión, refrigeración, materiales de fricción, partes eléctricas como baterías y cableados, rines, filtros para aire, entre otros. El 60% de las ventas es generado por las mipymes y representan el 95% de los establecimientos. Alrededor de 4.300.000 personas viven de este sector, es decir, el 23% de la fuerza laboral del país, casi el 9% de la población colombiana.

El desempeño de las pymes en este sector se ha mantenido durante mucho tiempo y no hay gran variedad en sus índices. "Es un mercado que se atomiza demasiado, nace mucho negocio pequeño y las grandes siguen sostenidas", explica el titular gremial. Adicionalmente, aunque el parque automotor se ha duplicado en el país en los últimos siete años, la frecuencia de reposición ha disminuido en un 10%, aproximadamente, y las compras con tarjeta de crédito han caído, que es la principal herramienta para adquirir este tipo de productos.

Oportunidades

• Ante la fuerte competencia es importante que las empresas amplíen su oferta de productos.
• Las empresas están invirtiendo en desarrollo e innovación, lo que les abriría las puertas para exportar más.

Riesgos

• Si no se cuenta con personal calificado no se logra fidelizar al cliente.
• El aumento de las importaciones provenientes de países emergentes con precios imposibles de competir.
• Varias empresas han decidido cerrar o trasladar su producción a otros países.