Facebook
Twitter
Youtube
Youtube
VerdadAbierta.com

Esta es la historia de cómo una joven de 27 años, con una idea de negocio, pasó de ser mesera a millonaria.

¿Quién es la mujer que logró esta hazaña? Su nombre es Michelle Phan y, según la revista Forbes, es la videobloguera más influyente y rica de internet.

Michelle logró el sueño de muchos: ser una millonaria antes de cumplir 30 años, gracias a Youtube. Lo que empezó hace casi una década como un canal en esa plataforma, en el que subía videos con consejos y tutoriales de belleza, se ha convertido en una idea de negocio multimillonario.

¿Cuál es la historia de éxito de esta mujer emprendedora?

Michelle es de familia inmigrante vietnamita, llegó a Estados Unidos con sus padres y 10 hermanos. Desde muy joven trabajó como mesera en un restaurante de sushi.

Su padre era adicto al juego y a la pobreza, así que para “escapar” de la dura realidad, Michelle empezó a escribir un blog sobre maquillaje en 2003. Después de no conseguir un trabajo en una firma de cosméticos, decidió hacer un video tutorial en respuesta a peticiones de dos de sus lectores.

En 2007 empezó a publicar en Youtube sus consejos sobre maquillaje y mascarillas que grababa con la cámara de su MacBook Pro. Para ese mismo año ya tenía varios videos, pero se hizo más popular cuando publicó uno para imitar el look de Lady Gaga en el video de Bad Romance (el video tiene casi 50 millones de reproducciones).

¿Cómo gana dinero Michelle?

Gana dinero con Youtube a través de su programa de socios. La plataforma paga hasta US$5 dólares por cada mil vistas de un video y para Michelle realmente es un negocio excelente porque tiene más de 7.6 millones de suscriptores en su canal y sus videos tienen en promedio más de 450.000 visitas diarias, según el sitio Vidstatsx.com. Así que, si hacemos la  multiplicación, la suma es alta.

“Los primeros dos o tres años que hice videos en Youtube no gané dinero. Estaba aprendiendo cómo usar la plataforma por lo que sólo ponía videos de consejos sencillos, lo que, irónicamente, atrajo a los suscriptores”, ha dicho.

Cuando Phan empezó a ser más popular recibió ofertas de varias cadenas de televisión para hacer un programa, pero la emprendedora se negó a vender su idea de negocio y decidió seguir en Youtube porque era un canal que le permitía tener control de su contenido y sus videos, sin comprometer las causas que a ella le importan.

Ahora Michelle es “videoartista” oficial de Lancôme, colabora con medios como el New York Times y Vogue y, desde hace dos meses, es dueña de su propia marca de cosméticos, EM by Michelle Phan.

También lanzó su propio libro “Maquillaje: tu guía de belleza y estilo para el éxito”.

Cuando lo escribió, tenía claro que “quería ir más allá de compartir trucos de maquillaje… cada día recibo centenares de preguntas a través de las plataformas sociales en las que tengo presencia y son preguntas de todo tipo. Desde cómo solucionar un problema de acné a cómo encontrar unas prácticas, cómo editar un video, así que me propuse escribir un libro que pudiera englobarlo todo y dar respuestas a todo tipo de dudas. En definitiva, y sobre todo, me apetecía enseñar cómo convertir tu pasión en una profesión, cómo ser tu propia jefa, a través de todas esas herramientas”, asegura.

¿Cuál es el secreto de su éxito con este negocio?

Ser original, simple y sencilla.

“Cuando empecé, mi sueño era que mi madre dejara de trabajar –era manicura- y lo conseguí el año pasado. Ahora soy yo la que cuida de ella y de toda mi familia, eso es lo único que me importa”, dice.

También ha sido conocida por varias publicaciones financieras como el rostro de las nuevas celebridades nacidas del emprendimiento en internet.

Si tienes una o varias ideas de negocio ponlas en marcha, tampoco tienes que reinventar la rueda, solo tienes que tomar acción.

No necesitas ser un genio para crear tu propio negocio en Internet, Michelle no tiene ni idea de esto, pero fue aprendiendo,. No tengas miedo de intentar porque lo peor que puede pasar es que aprendas y eso es clave para ti como emprendedor. Así que para adelante, con mucha energía positiva. Como siempre tú ya sabes que la acción vence a la inacción.